Un palmirense le salvó la vida a una anaconda de casi 3 metros

El impresionante ofidio resistió el trayecto y fue rescatado con vida. Aparentemente vino entre camalotes y troncos que arrastran barcazas por la hidrovía desde Paraguay, según publicó días pasados “El Eco”.

No es la primera vez que se encuentran anacondas en Nueva Palmira. Provienen del este de Bolivia, Paraguay, oeste de Brasil, nordeste de Argentina, y ocasionalmente llegan a Bella Unión, en el departamento de Artigas y se han visto ejemplares en el departamento de Salto y también se han encontrado en la zona de Paraná, Argentina.

“Es la tercera que tengo”. En este caso, la impresionante víbora fue vista hace unos días en el río, la agarraron de un remolcador y me la dieron. Si no se las rescata enseguida mueren de frío”, dijo al portal local “El Eco” Gustavo Callero, conocedor de éstas y otras especies.

Las dos víboras anteriores, hace años que las rescató y fue “en Navios” (empresa naviera en la zona franca de Nueva Palmira).

Las anacondas viajan en los trenes de “barcazas de Paraguay por el Río Paraná”, y ésta lo hizo “en unos camalotes y troncos viejos que arrastraron las barcazas”.

“No son venenosas, pero sí agresivas, muerden”, dijo. Este ejemplar “mide 2.90 metros” y pueden llegar “hasta un máximo de 4.50 mts.”

Sin temor alguno y contento de poder salvarle la vida a esta anaconda, Callero la presenta a los lectores de EL ECO. El ofidio se deja manipular mansamente por quien le salvo la vida y ambos quedan en esta foto para el recuerdo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Abrir chat